Cómo son los sevillanos y sevillanas

Nos acercamos a los clichés y tópicos sobre los sevillanos para desmentirlos, aseverarlos o ver de dónde provienen. Vamos a ver cómo son los sevillanos desde fuera, con algunos consejos para conocerlos y mejorar el trato con la gente nacida o residente en Sevilla. Las sevillanas son, en general, personas agradables y con mucho arte. Y aunque no sea adecuado generalizar, vamos a hacerlo en esta lista.

sevillanos como son

No esperamos sorprender a ningún sevillano con esto. Seguro que él o ella ya lo sabía, ya lo había leído o se lo habían contado. Incluso antes de ponernos a escribirlo. El sevillano va por delante, aunque se lo tenga que inventar. Primera generalización exagerada, ¿quieres más?

Los sevillanos y Sevilla

Ama Sevilla

Tras, o junto a, sus seres queridos, lo que más adora un sevillano es su ciudad. Creen que Sevilla es el centro del mundo. Un día lo fue y la ciudad es tan bonita que no hay que ser de aquí para reconocerlo. Ya dijo Gala, aunque está muy manida, la frase que refleja este hecho, “Lo malo no es que los sevillanos piensen que tienen la ciudad más bonita del mundo. Lo peor es que puede que tengan hasta razón“.

sevillanos presumir

La Giralda y el Guadalquivir

Cuando un sevillano ve un monumento en cualquier lugar del mundo, no es raro oírle decir que la imponencia de la Giralda no tiene nada que envidiarle. De hecho, hay varias réplicas de la torre repartidas por el planeta. Si te copian, siéntete orgulloso. Como el río, una sevillana nunca ha visto uno más grande y bonito que el suyo.

Te ayudará siempre

Cuando un turista llega a Sevilla no tienen que preocuparse por los datos móviles para situarse con Google Maps. Basta preguntar, o simplemente poner cara de estar perdido. Cuando un visitante necesita ayuda, ahí está el sevillano, que llegará tarde a su cita, cambiará de ruta o se inventará un idioma para resolver tus dudas. Que no te extrañe ver a medio autobús avisar a la vez al turista que no sabe dónde bajar.

sevillanos amables

Sevillanos ante el calor

El año pasado hizo más calor

La temperatura veraniega de Sevilla no es lo que más le gusta a un sevillano. Pero sabe llevarlo y se alegra de que siempre hubo un día más caluroso el año pasado… Además, el buen sevillano no para de llamar al frío en verano y al calor en invierno.

Llueve en la acera

Tras Sevilla y su gente, el sevillano ama al aire acondicionado. En una ciudad donde llueve todo el verano en las aceras por las gotas de los aparatos, la sevillana comparte su amor con ellos, desde que se levanta hasta que se acuesta, si es que lo apaga.

sevillanos calor verano

No hagas caso al hombre del tiempo

Gafas de sol para la lluvia y katiuskas para el calor. En Sevilla es difícil predecir el tiempo. Sabes que en verano hará mucho calor, que en Feria más, y que en Semana Santa llueve. Por lo demás, te puede sorprender una tormenta a pleno sol o una noche fría mientras duermes con la ventana de par en par.

Sevillanos de fiesta

A tu salud

A una sevillana no le gusta una caña ni una cerveza. Quizá acepte una cervecita y siempre siempre, estará dispuesta a una Cruzcampo. Le da lo mismo que vengan del norte a decir que está mala, ¡la adora!

Cruza las cruces

Cuando tú ves aglomeración y multitud en torno a una fila de penitentes en Semana Santa, el sevillano ve camino libre. La habilidad para cruzar procesiones y moverse entre el gentío para ir de punto a otro en esos días de abarrotamiento es intrínseca al sevillano. Sin necesidad de ser capillita, porque lo mismo les sirve para ver todos los pasos que para escapar de ellos.

sevillanos feria semana santa

Mi Feria es mía

La Feria es suya ¿Has ido a la Feria y no te has divertido? Será porque no eres sevillana. Puedes ir de caseta en caseta, no gastarte un duro, bailar y pasar la noche de juerga, desayunar calentitos y marcharte directo a trabajar. Siempre y cuando seas sevillana, eres capaz hasta de cruzar entre coches de caballos, quedar en la Puerta de la Feria y encontrarte en un minuto.

humor sevillano

No son cómicos

Pero en general tienen gracia y buen humor. Júntate con un sevillano a tomar una cervecita y volverás a casa con un par de chistes nuevos. No necesariamente te lo han contado, el buen sevillano hace humor con él, contigo, con el de enfrente o de cualquier situación.

El motes

Así podrían llamar al sevillano en un grupo de amigos de toda España. Aunque es común en más Comunidades, a los sevillanos les encantan los motes. Cuando no estés presente y hablen de ti, da por hecho que antes o después de tu nombre tendrás un apelativo. Casi siempre cariñoso y sin voluntad de ofender… depende de cómo te lo tomes.

como son los sevillanos

Tratarlo en privado

Si quieres hacerlo así, hazlo en casa. El tono y el volumen del sevillano no es el mismo que el tuyo. Si te sientas en una terraza a charlar con un sevillano, si quieres sugerir algo por lo bajini o si criticas algo de la persona que te acabas de cruzar, piensa que, al menos la respuesta, no será un secreto.

Cierto es que quizá no te conozcan, que posiblemente hagan público tu mensaje para integrarte o que a quien te cruzas le haga gracia tu comentario. Aun así, si quieres tratar algo en privado, hazlo en casa.

Enfadar a los sevillanos

Todos son señoritos con cortijo

Casi nadie lo es. Dile que cuántos caballos tiene, que si tiene palco en los toros, de qué Hermandad es y cómo están los jornaleros de su latifundio. Entonces sacará el látigo…

sevillanos cortijo

Mi Feria es mejor

Diles que trabajen algún día en Feria. Diles que vaya aburrimiento, que en la tuya disfruta todo el mundo sin prohibiciones ni postureo. Estarán encantados de que te vayas a disfrutarla…

Hablan mal

Tierra de novelistas, poetas, escritores y hasta premios Nobel, pero tú diles que ese acento no se entiende. Si los pillas de mal humor, vas a aprender muchas palabras sevillanas nuevas… ¡malaje!

¿Hemos generalizado algo mal? ¿Nos falta algo importante? Dinos tú sevillano, que lo sabrás antes, y mejor… y más grande 😉

Dejar Un Comentario